Este jueves 25 se presenta la edición peruana de EL FUTURO NO ES NUESTRO. Costó llegar a la patria pero finalmente aquí estamos. Quiero agradecer a la editorial MADRIGUERA por darnos el privilegio de ser el primer libro de su catálogo. La última vez que nos encontramos en una de esas fiestas locas del Centro de Lima, le dije a Silvia María Gonzáles que iba camino a ser la más grande editora del país (es cierto que estábamos recontra borrachos pero eso no le quita sinceridad a mi elogio). Me une a Gino Testino, además de una gran amistad forjada literalmente en la librería La Casa Verde (él librero, yo cliente que escribe), un amor infinito por los libros impresos y por la literatura. A Angelo Aguero lo conozco un poco menos pero estoy al tanto del estupendo trabajo que ha hecho por este primer hijo.  Ellos tres forman el maravilloso comité de MADRIGUERA. Recuerden, por favor, ese nombre porque es una editorial que dará mucho que hablar en el Perú y el resto de Hispanoamérica. Finalmente quiero agradecer a los escritores y editores Lizzy Cantú y Pierre Vandoorne por su generosidad al aceptar presentar la antología. Un lujo.

Y, bueno, para estar a la altura de tanta buena onda, quiero regalarles aquí el texto de  la “BREVE NOTA INTRODUCTORIA A LA EDICION FINAL” que abre nuestro libro.

Nos vemos mañana. Estoy seguro que saldrá muy bien y que la vamos a romper.

Luego-luego: a libar, a bailar, a perder la conciencia y a portarse mal como en fiesta romana.

Eso.

D.

Madriguera inaugura su colección de literatura con el libro

El futuro no es nuestro
Nueva narrativa latinoamericana
[Selección y prólogo de Diego Trelles Paz]

Empezó en internet: 63 autores latinoamericanos reunidos en una revista online, en busca de la complicidad de un lector. Luego, con otros cuentos y menos autores, se convirtió en libro y se extendió como epidemia: Argentina, Bolivia, Chile, Panamá, México, Hungría y Estados Unidos. Ahora, para su edición definitiva, el compilador vuelve a su tierra natal: Perú.Para celebrar este lanzamiento, compartiremos un brindis en compañía de Lizzy Cantú, Pierre-Emile Vandoorne y Diego Trelles Paz.
Día: Jueves 25 de octubre
Hora: 7.30 pm
Lugar: La Botika (Berlín 327, Miraflores)
Ninguna excusa vale para perdérselo.”

Breve nota introductoria a la edición final

El futuro no es nuestro es un proyecto literario enteramente latinoamericano. Empezó en el año 2007 con una antología electrónica que fue publicada en la revista colombiana Pie de página y presentó, con carácter gratuito, el trabajo de sesenta y tres autores de dieciséis países. En 2009, la editorial Eterna Cadencia de Argentina se aventuró a publicar una versión impresa de la colección que incluyó relatos —distintos a los de la digital— de veinte autores de catorce países. El éxito fue inmediato y, desde entonces, la experiencia de publicarla por países se ha ido repitiendo en Bolivia (La Hoguera), Chile (uqbar), Hungría (L’Harmattan), Panamá (Fuga libros), México (SurPlus) y Estados Unidos (Open Letter). Cuando El futuro no es nuestro fue tomando forma y ganando lectores y adeptos, imaginé que el proyecto podría tener alguna trascendencia; me sentía orgulloso de haber forjado un equipo multinacional de narradores que ponían a la literatura por encima de todo. Lo que no vaticiné fue el auge y el éxito que lograríamos trabajando de a poquitos, con mucha ilusión y ganas y con la honestidad como escudo. Una de mis mayores aspiraciones era presentar —con orden, estableciendo pequeñas reglas que le dieran autonomía y una personalidad única— a esa generación de escritores a la cual pertenezco. No se pretendía ninguna rigidez canónica ni establecer una lista sacra e inexpugnable de narradores. Se planteó como una antología hecha por escritores en busca de lectores y a la cual no le interesaba nada esa relación, a veces turbia, entre la literatura y la publicidad. No había slogan. No había críticos engolados apadrinando el parto. No quería aduanas internacionales del gusto. Ni siquiera existió la necesidad de tener una editorial todopoderosa que hiciera de este noble gesto una simple transacción comercial. Funcionó y aquí estamos. La nómina y el contenido de esta edición final —Perú será el último país de habla hispana en publicar esta antología— presentan un ligero cambio. Si bien ya a partir de su salida en Panamá, y sucesivamente en México y Estados Unidos, se había incluido a tres autores que ya habían participado en la parte electrónica del proyecto (Alejandro Zambra, Federico Falco e Inés Bortagaray), en esta edición invité a un narrador más, el peruano Carlos Yushimito, con lo cual la nómina definitiva se ha extendido a veinticuatro autores. Considero este bonus track tanto un privilegio como un acto celebratorio. Es un privilegio porque hace de esta una edición distinta y única. Es una celebración porque, por inusual que parezca, dada la repercusión mediática que ha generado en estos cuatro años de vida, la aparición de El futuro no es nuestro en el mercado nacional no fue fácil e, incluso, llegué a pensar que no ocurriría. Es un honor y una alegría haberme equivocado y, de la mano de Madriguera, gozar de la dulce recompensa que supone finalizar este largo periplo en casa.

Diego Trelles Paz

Lima, setiembre, 2012