Se abre la posibilidad de que El futuro no es nuestro (2009) llegue a Asia. Crucemos los dedos. Sería, después del inglés y el húngaro, nuestra tercera traducción (el tercer continente y el noveno país al que llegue). Cuando empecé este proyecto en 2008, nunca imaginé que llegaríamos tan lejos. Muchos de los escritores y escritoras antologados (en la versión electrónica y en la impresa) tienen ya carreras consolidadas y se han hecho conocidos en nuestro propio continente. El camino que iba desde España a América, a la hora de determinar la lectura y los nuevos valores literarios, ya no es unidireccional. Eso se acabó. A diferencia de la antología McOndo de Alberto Fuguet y Sergio Gómez (que, curiosamente, parecía fundada por el sueño de llegar a las estanterías estadounidenses y ni siquiera se tradujo al inglés), creo que llegamos sin el pin en la solapa y la fiesta en el McDonald’s. Se anuncia la llegada de Alberto Fuguet al Perú. Hace poco apareció una entrevista en el Buensalvaje en la cual el escritor chileno, a propósito de McOndo, declara que “modestamente, creo que tenía razón […] No conozco a nadie serio que intente hacer la gran novela latinoamericana o cuya meta es escarbar en la identidad de su región. La gente está más obsesionada con su propia identidad o su vida”.  No estaría mal revisar el prólogo de El futuro no es nuestro en busca de preguntas interesantes para Fuguet. La antología la pueden conseguir en Argentina, Bolivia, Chile, Panamá, México, Hungría, Estados Unidos y Perú.  Aquí les dejo una reciente reseña en el diario El Comercio del crítico y profesor universitario Ricardo González Vigil.

EFNN004